TRUMP Y LOS LIBERTICIDAS

Es un hecho notorio y fácil de recordar que casi todos los medios de comunicación en Estados Unidos, y una gran cantidad en el resto del mundo, daban el triunfo de las elecciones presidenciales a la candidata demócrata Hillary Clinton. Quizás por eso muchos quedaron sorprendidos cuando el candidato republicano triunfó. Así, el 20 de enero de 2017, Donald Trump se convirtió en presidente de los Estados Unidos.

De momento puede afirmarse que el principio de imparcialidad que debe prevalecer en los medios, en la práctica, ha sido abolido por la mayoría de estos, de modo que, en lugar de enmendar el error, se han transformado en agencias de propaganda anti-Trump. La equivocación en las predicciones no sorprende, ya que en todos los procesos electorales limpios y transparentes siempre hay quienes aciertan y quienes no. Lo que llama la atención en este caso es la cantidad de equivocados, del mismo modo que destaca el número de medios que dejaron de transmitir información bajo el principio de imparcialidad y pasaron a funcionar como agencias de propaganda opositora. El fenómeno es repugnante a la luz de las mentiras que se vierten a diario, basadas en interpretaciones alucinadas o lo que se conoce como fake news, noticias falsas o desinformación, dada la oscuridad absoluta de la censura que silencia cualquier evento favorable a la Casa Blanca.

A todo evento, el presidente Trump ha librado tremendas batallas contra los medios y, de alguna manera, contra el poder que anida en lo que se conoce como el Estado Profundo o Deep State. Donald Trump en varias oportunidades ha dicho a través de su cuenta de Twitter @realDonalTrump Drain de Swamp o drenar el pantano, haciendo referencia a la red compuesta por personas e instituciones con influencia detrás del rostro visible del poder en Estados Unidos. Además, ha dejado claro en múltiples oportunidades su apego a la supremacía de la Ley, Rule of Law, o imperio de la Ley, y su defensa hacia la Ley y el orden, Law and Order.

No son pocos los analistas independientes que explican el triunfo de Trump debido a la filtración y difusión por parte de WikiLeaks de una gruesa cantidad de correos electrónicos en los que Hillary Clinton quedó expuesta y, presuntamente, implicada en serios crímenes federales. Un escándalo gigantesco, cuyo costo político cobró factura en el proceso electoral que se llevó a cabo en noviembre de 2016. Sea como fuere, lo cierto es que, desde su campaña, Donald Trump prometió una política severa en contra de la inmigración ilegal, en defensa del territorio de su nación y preservando la soberanía delimitada por sus fronteras. Algo que debería ser lógico para todos los estadounidenses, ya que la inmigración ilegal solo conduce al aumento de capas sociales marginadas, con impedimentos de ley para trabajar y recibir el amparo del ordenamiento jurídico, más la proliferación de bandas criminales que atentan contra la seguridad de los ciudadanos de bien. No obstante, y de manera sorprendente, una buena cantidad de medios han intentado deformar la opinión pública utilizando y editando declaraciones del presidente para sacarlas de contexto y presentarlo como un hombre que sufre de xenofobia. La misma tergiversación ha ocurrido con insistencia desquiciante para tacharlo de racista y otros epítetos que nada tienen de veracidad. Vale agregar que la postura de Trump a favor del derecho a la vida, lo que supone una disminución de subvenciones estatales a las industrias abortistas como por ejemplo Planned Parenthood y la decisión de abandonar el Acuerdo de París, debido a sus cuestionamientos razonados sobre las tesis que lo justificaban, han servido para que la canalla mediática continúe fusilándolo ante la audiencia con descalificaciones pueriles.

Desde que comenzó su mandato, Trump fue atacado por, supuestamente, haber permitido una injerencia rusa en las elecciones presidenciales, asunto conocido como Russiagate. Vale recordar que, en diciembre de 2016, siendo Trump presidente electo, el presidente Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos y cerró oficinas en Nueva York y Maryland.

Robert Muller

De acuerdo con el informe presentado el 22 de marzo de 2019 por el fiscal especial Robert Muller, las investigaciones concluyeron cuando fue evidente que no se pudo demostrar que Donald Trump llegó a un acuerdo con los rusos.

William Barr

Vale agregar que el fiscal general William Barr presentó una carta en la que incluyó una cita relevante: “La investigación no estableció que miembros de la campaña de Trump colaborasen con el gobierno ruso en sus actividades de interferencia electoral”. 

La cacería de brujas concentrada en el Russiagate atormentó a los ciudadanos durante más de dos años. Mientras se volcaban mentiras y deducciones imposibles, era obvia la pretensión de pervertir la opinión pública en detrimento de la imagen del presidente.

La metralla de tergiversaciones, acompañada de calificativos infundados, disparó contra Donald Trump cuando anunció que Estados Unidos se apartaba del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. La imposición de aranceles a las importaciones de bienes provenientes de China, la Unión Europea, Canadá y México, sirvió de abono para que la mayoría de los medios lanzara toda clase de especulaciones disparatadas que, según ellos, desataría una guerra en la que los Estados Unidos nunca podría obtener la victoria. De acuerdo con los indicadores económicos, Trump tuvo razón, pero poco o nada se ha difundido a través de los medios anti-Trump, ya que, en la práctica, se han convertido en agencias de propaganda opositora.

John Ratcliffe

El actual director de inteligencia nacional de los Estados Unidos, John Ratcliffe, cumpliendo las instrucciones recibidas del presidente Trump, a principios del mes de octubre de 2020, desclasificó información en la que consta que el exdirector de la CIA, John Brennan, notificó al expresidente Obama sobre la presunta maniobra de Hillary Clinton para vincular la candidatura de Trump con los rusos. El motivo era distraer la atención debido a las filtraciones de los correos electrónicos en los que ella se veía perjudicada. De modo que el sonado Russiagate pareciera que no fue más que un invento desesperado por parte de Hillary Clinton para ocultar la verdad contenida en treinta y tres mil correos electrónicos filtrados por WikiLeaks.

Loretta Lynch

Cerca de finalizar el primer mandato de Trump y más cerca aún de su posible reelección, cabe la pregunta: ¿Cuándo se impartirá justicia?, ya que resulta evidente la urgencia de un veredicto debidamente emitido en los tribunales competentes para determinar la culpabilidad o no en una trama, cuya difusión ha servido para alterar la percepción del público en lugar de aclarar los delitos presuntamente cometidos. En este sentido, las sentencias judiciales deberían zanjar muchas dudas, como por ejemplo: 1.- ¿Es cierto que la campaña de Hillary Clinton contrató y pagó a la empresa Fusion GPS para que, a través de Christopher Steele, exagente de inteligencia británica del MI6, produjera un Dossier falso para vincular a Trump con la injerencia de Rusia en el proceso electoral de Estados Unidos en 2016?; 2.- ¿Está implicado el expresidente Obama?; 3.- ¿Está implicada Nellie Ohr, esposa de Bruce Ohr, funcionario del Departamento de Justicia?;  4.- ¿Está implicado el exfiscal general adjunto asociado, Bruce Ohr?; 5.- ¿Está implicada la exfiscal general Loretta Lynch?; 6.- ¿Cómo se obtuvo el permiso por parte del Foreing Intelligence Surveillance Court (FISA)  para espiar al candidato presidencial Donald Trump?     

Rudolph Giuliani

En octubre de 2020, el señor Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York durante el ataque terrorista islámico del 11 de septiembre de 2001 y abogado de Donald Trump, ha publicado una serie de denuncias afirmando que existen pruebas de crímenes federales cometidos por el clan Biden, en atención a la información descubierta en el disco duro de una computadora portátil que pertenecía a Hunter Biden.

Hunter y Joseph Biden

Sobre este escándalo, el New York Post publicó un enjundioso artículo titulado Biden secret e-mails para informar acerca de la enorme corrupción en la que está implicada la familia Biden, tras observar la data almacenada en el disco duro del portátil de Hunter Biden, hijo del actual candidato presidencial del partido demócrata, Joseph Biden.

El mencionado artículo ha sido censurado de forma masiva por parte de redes sociales como Facebook y Twitter, alegando, entre otras cosas, que dichas redes tienen como norma impedir la propagación de asuntos que se hayan obtenido a través del hackeo. Así, cualquier usuario que hubiera querido publicar el artículo del New York Post no pudo hacerlo. Otros, como el actor James Woods, con una gruesa cantidad de seguidores por tratarse de figura pública, descubrieron que sus respectivas cuentas habían sido bloqueadas de manera temporal. De modo que la libertad de expresión, tanto para los grandes medios convertidos en agencias de propaganda opositora al gobierno de Donald Trump, como para las redes sociales de mayor envergadura, carece de valor. El alegado hackeo nunca ocurrió, ya que, como se ha dicho, la información se extrajo directamente del disco duro de la portátil que pertenecía a Hunter Biden. Dada la conjura anti-Trump y el desprecio absoluto hacia la libertad de expresión, puede afirmarse que, además de caracterizar a los sistemas opresivos, toda censura es despótica y, quizá en este caso, la ruta hacia el estado salvaje, por el sometimiento total de los seres humanos carentes de poder en el mundo.

El 18 de octubre de 2020, el señor Giuliani a través de su cuenta de Twitter @RudyGiuliani publicó que el disco duro de Hunter Biden estaba autenticado por el New York Post, su abogado (el de Giuliani), un recibo firmado por Hunter Biden, y también por el abogado de Biden, quien llamó al comerciante y le pidió la portátil de Hunter Biden.

Según las publicaciones, Hunter, hijo de Joseph Biden, en abril de 2019 envió su portátil a una tienda ubicada en el estado de Delaware y que se especializa en la reparación de computadoras, pero Hunter nunca fue a recogerla. Ante esta eventualidad, el dueño de la tienda copió el contenido del disco duro y contactó al FBI, cuyos agentes incautaron el portátil, en diciembre de 2019, tras presentar la correspondiente orden legal. Debido a que el FBI no hizo nada al respecto, el técnico de la tienda entregó la copia del disco duro a Robert Costello, abogado de Giuliani y este decidió compartir la información obtenida con Steve Bannon, quien fuera el estratega jefe de la Casa Blanca hasta el 18 de agosto de 2017. Bannon notificó al New York Post de la existencia del disco duro con gran cantidad de información incriminatoria y fue el propio Rudy Giuliani el que entregó la información del disco duro hallado en el portátil de Hunter Biden al diario New York Post.

De acuerdo con el New York Post, en la información del disco duro aparece Hunter Biden en actos sexuales y consumiendo crack, además de varios correos electrónicos que dan cuenta de la relación entre Burisma Holdings Limited, una empresa energética de Ucrania y Hunter Biden, con el fin de ganar acceso directo al vicepresidente de Obama, es decir, Joseph Biden. En abril de 2014, Hunter pasó a formar parte de la junta directiva de dicha empresa energética, sin contar con experiencia o pericia alguna en la materia. En los correos electrónicos consta que su remuneración mensual era de cincuenta mil dólares. La motivación del fichaje era lograr que el vicepresidente Biden, siendo el papá de Hunter, ejerciera la presión necesaria para que el fiscal que investigaba por corrupción a Burisma en Ucrania fuera despedido.

Petró Poroshenko

Valiéndose de su cargo como vicepresidente, es decir, durante el gobierno de Obama, Biden se comunicó con el entonces presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, para que el gobierno destituyera al fiscal general Viktor Shokin, bajo amenaza de bloquear el envío de mil millones de dólares en garantías de préstamos estadounidenses que había aprobado la administración de Obama.

Viktor Shokin

Según el correo electrónico, las palabras de Biden, mientras era vicepresidente de Obama, fueron: “Los miré y dije: me voy en seis horas. Si el fiscal no es despedido, no van a recibir el dinero”. Luego presumió ante el Council Foreign Relations por la presión que había ejercido para lograr el despido de Shokin como fiscal general de Ucrania.

El 21 de octubre de 2020, Joel B. Pollak publicó en el Breitbart un artículo titulado Hunter Biden’s Emails and the Joseph Biden Family Syndicate, Explained, en el cual comenta la preocupación sobre cómo el exvicepresidente Joseph Biden pudo abusar de su cargo para enriquecer a su familia y a sí mismo. También resume la inquietud que tuvieron muchos por el conflicto de intereses planteado cuando, en 2014, Hunter Biden pasó a formar parte de la junta directiva de Burisma, ya que, en aquel tiempo, el entonces presidente Obama había designado a su vicepresidente, Joseph Biden, para que liderara las acciones diplomáticas requeridas entre Estados Unidos y Ucrania.

Obama, Joseph y Hunter Biden

Ante las preguntas de la prensa, la administración de Obama contestó con evasivas. El exvicepresidente Biden mintió el año pasado al responder: “No ha habido indicios de conflicto de intereses en Ucrania o en cualquier otro lugar, punto”. Mintió porque, tal y como lo indica Pollak en su artículo: “Una investigación del Senado encontró que Biden recibió una advertencia específica sobre Hunter Biden y Burisma en 2015”. Además, Breitbart News, según Pollak, “descubrió correos electrónicos que mostraban que Hunter Biden y sus asociados “utilizaron su acceso a la administración Obama-Biden para organizar reuniones privadas para posibles clientes e inversores extranjeros en los niveles más altos de la casa Blanca”. Estos clientes extranjeros incluían altos ejecutivos chinos y miembros del Partido Comunista chino. Y ha surgido una foto que muestra a Joseph y a Hunter Biden reuniéndose con un oligarca de Kazajstán a quien Hunter Biden estaba asesorando”. Vale destacar que, de acuerdo con las publicaciones del New York Post, tras la revisión del disco duro del portátil de Hunter Biden, uno de los correos electrónicos demuestra que él estaba interesado en lograr acuerdos comerciales con China, en particular con una de las empresas privadas más grandes del país asiático. Aunque todavía se ignora la cantidad que obtuvo el hijo de Joseph Biden sirviendo de puente de acceso para inversionistas extranjeros con la vicepresidencia de los Estados Unidos durante la administración de Obama, el señor Giuliani asegura que Joseph Biden “recibió la mitad de lo que su familia ganó de las oportunidades que él ayudó a organizar”.

John Brennan y James Clapper

En cuanto a las declaraciones de Joseph Biden para evadir las acusaciones, citando a Romney, Clapper y Brennan, el actual director de inteligencia nacional de los Estados Unidos, John Ratcliffe, el 19 de octubre de 2020, aclaró que los correos electrónicos de Hunter no son parte de una campaña de desinformación rusa. Además, el New York Post publicó, el 22 de octubre de 2020, Hunter biz partner confirms email, details Joe Biden’s push to make millions from China: Goodwin, en el que informa lo que dijo Tony Bobulinski, un ex socio de Hunter, Jim y Joseph Biden, confirmando que fue uno de los destinatarios del correo electrónico de fecha 13 de mayo de 2017, en el que se expresan las cantidades de efectivo y de acciones, destinando el 10% para “the big guy” o “el gran tipo”. También comenta el mencionado diario que hubo acuerdos con ganancias parecidas con Rusia, Rumania y Kazajstán. Por otra parte, The Blaze, publicó en la misma fecha, es decir, el 22 de octubre de 2020, un artículo titulado The media now claims that the Hunter Biden/CEFC story is part of a “desinformation campaing”. But many of the details were reported in 2018 by… New York Times, en el que se demuestra que, antes de la candidatura de Biden, la trama relacionada con CEFC y Biden, para el propio New York Times “era una historia legítima”.         

Kamala Harris

En un correo electrónico que obtuvo de manera exclusiva la cadena Fox News y que, de acuerdo con la publicación, no está relacionado con la computadora portátil de Hunter Biden, aparecen prominentes demócratas como “contactos clave” para la familia Biden en proyectos de emprendimiento empresarial. Se trata de una asociación entre Jim y Hunter Biden con CEFC China Energy Co., en la que realizaron una lista de “contactos nacionales clave”, incluyendo a la actual candidata a la vicepresidencia por parte del partido demócrata, Kamala Harris. La empresa china CEFC se declaró en quiebra en marzo de 2020.

Con seguridad continuará surgiendo información a medida que se acerca la fecha de las elecciones presidenciales, pero la verdad es que, para drenar el pantano, necesariamente, el Poder Judicial deberá pronunciarse. Si no lo hace mediante los tribunales competentes, con independencia del resultado electoral del 3 de noviembre de 2020, Estados Unidos quedará condenado. Vale insistir en la pregunta: ¿Cuándo se impartirá justicia? Ninguna nación merece vivir agitada, de escándalo en escándalo, mientras los jueces administran impunidad en lugar de aplicar la Ley. 

A la luz de las informaciones obtenidas y dada la oscuridad absoluta de la censura impuesta por los medios convertidos en agencias de propaganda opositora, incluyendo grandes tecnológicas, resulta abrumador el tamaño de la conjura anti-Trump. Sin duda, Donald Trump se enfrenta a los liberticidas de la actualidad. Un grupo con mucho poder, sin límites territoriales, cuyo enorme capital económico está al servicio de los peores intereses: el sometimiento de la especie humana bajo la esclavitud globalista.

Text box item sample content

Related Posts

5 Responses
  1. Helen Thorn

    Excelente artículo. Ojalá y prevalezca la justicia y la verdad ante el horror de la censura que nos intenta controlar. Agradezco a Numa por informar sin filtro sobre lo que está sucediendo en el mundo, ya que los medios oficiales no lo hacen. Aquí me tendrás, Numa, leyéndote para enterarme de la verdad.

  2. María Fernanda León C

    Excelente artículo, pienso igual, los Clinton que tienen a su poder a la mayor cantidad de notieros, manipulan la información a su favor, cuando ellos junto con Obama y Biden han sido tan corruptos cómo los chavistas-madurista, y ahora con el escándalo de la computadora del hijo de Biden, donde ya está verificada la información del tráfico de influencias por parte del clan Biden…..espero por el bien común que gane Trump

  3. Julian sanchez

    Mi más sinceras ,enhorabuena, por el esfuerzo y la labor de redactar con objetividad ,hechos tan relevantes y actuales ,en los que el mundo está inmerso en un desorden globaliza y de una dimensión colosal.Gracias su imparcialidad y enlazar ,dentro de su artículo, las reseñas de dónde se documento ,para su veracidad ,Entiendo que deberían de haber informadores como usted en una sociedad torticera,pero le da ,dado que están hoy los medios de la información, manipulados y gestando acciones delirantes de inducción al ciudadano ,entiendo que su labor es encomendarse y de una riqueza sin igual,por favor ,siga siendo leal e imparcial, ante sacar a la luz ,los oscuros y ocultos tratemanejes de los hilos que pende la sociedad ,a un mundo de la exclavitud ,.usted es uno de pocos de los que despiertan consciencia ,enhorabuena y gracias

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies