[Predominio: 4—. Sentencia]

Nuestro romance ha escalado alturas con velocidad. Tras la hospitalización de su madre, Elena me pide que me vaya, quiere que me mantenga al margen. Quizás estará más cómoda, supongo, si guardo distancia en estos momentos. Con el teléfono es otra cosa. Me llama con frecuencia, a veces para matar el tiempo y otras, buscando alivio a sus temores. La última llamada del día es la más cariñosa. Según los médicos, su madre se ha estabilizado. El pronóstico es esperanzador.

En la ciudad, los focos de protestas se han multiplicado. Ahora, la cantidad de rebeldes es menor en cada sitio, pero los lugares en conflicto aumentaron. Cuesta creer que están organizados, la anarquía urbana es una bestia que va devorando la normalidad. Muerde calles y avenidas después de las concentraciones masivas. La cacería de rebeldes que emprende la guardia es un fenómeno rutinario en la lucha. El tráfico se interrumpe de pronto con varios cauchos ardiendo. Los francotiradores siguen ubicándose en azoteas designadas estratégicamente y dejan al azar la elección de sus víctimas. Las multitudes continúan marchando, pese al riesgo que corren haciéndolo. Ninguna de las manifestaciones multitudinarias ha conquistado las metas propuestas. Los asesinatos continúan, siempre caen por un disparo en la cabeza.

—¿Cómo te fue? —dice Elena, refiriéndose a la protesta del día.

—Tragué gas, todavía tengo irritada la garganta y me pican un poco los ojos —respondo dando cuentas de un hecho habitual—. ¿Y tú?

—Hoy le dan el alta.

—Qué bien, ¿no?

—Sí…

—Creo que quieres decirme algo. ¿Qué pasa?

Permanece un instante en silencio. A través del teléfono oigo voces lejanas. Detecto que ella está llorando.

—¿Elena?, ¿estás bien?

Su llanto ya es evidente. Las palabras que dice suenan anegadas de lágrimas. Está llorando la desesperación de vivir en un mundo muerto. No logro entender lo que dice, pero sé que se queja, está harta. Suspira e intenta calmarse. Luego sentencia:

—Me voy.

—¿Adónde?

—No sé, pero quisiera irme contigo.       

[Predominio continúa: 5—. Diosa]

Text box item sample content

Related Posts

1 Response
  1. Helen Thorn

    Me encanta esta serie. Estoy enganchada. Siempre a la espera de más, además uno de los personajes principales se llama como yo. Estoy a la espera del próximo.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies