DECLARACIÓN FINAL

[Predominio: 36—. Declaración final]

Alejandro y Elena lograron salir del país, aunque lo hicieron en momentos distintos. Stavros permitió que él tomara un vuelo hacia Lisboa, donde Catherine lo recibió junto a un par de compañeros del grupo de Biti. Tras las verificaciones de rigor, Elena pudo abordar un avión con destino a Madrid, haciendo escala en París. Para justificar el viaje repentino ante familiares y amigos, mintieron con el fin de preservar la seguridad de todos. Dijeron que a Alejandro lo contrataron para administrar un patrimonio heredado, después de superar las entrevistas laborales vía internet y que, una vez establecido, Elena se mudaría con él. Tenían casi un mes sin verse cuando se reencontraron en la madre patria.

Dado el canje, la información que obtuvo Stavros era tan sensible, como inútil. Detalles de transacciones lóbregas, nombres de figuras públicas implicadas, fechas ajenas a las parrillas noticiosas o a los calendarios judiciales, lugares secretos y un raudal de datos que, en manos de un bandido como Stavros, significó el activo soñado para multiplicar su fortuna a través de la extorsión. No obstante, para la liberación del país, no era más que un cerro de pruebas que ninguna instancia en el mundo se atrevería a juzgar.   

Auxiliados en Valencia por Eduardo Gallent, vivieron en su casa más de cinco meses. Vencido el lapso previsto, ambos comunicaron a sus respectivos familiares y amigos que el patrimonio de la herencia quedó bloqueado en un tribunal. Alejandro se convirtió en un tipo multioficios y Elena ha hecho lo propio para colaborar con el sustento de los dos. Ninguno ha sabido ni ha querido saber de Amy, ni de Hans.

Encargados de la limpieza de varias pensiones turísticas, no fueron pocas las veces en las que Alejandro se preguntó por qué la gente fallaba en la puntería cuando va al baño. Le tocó limpiar mierda del suelo y, peor, trozos pegados en las baldosas de las paredes como si se tratara de un mural abstracto pintado con excrementos. A veces encontraba manchas enormes de sangre en las sábanas y le costaba creer que fueran de menstruación. Cuando la temporada pasó, halló trabajo en una marisquería, empacando al vacío y manteniendo el orden debido en las tres cavas refrigeradas. También aprendió a limpiar puntillas, labor minuciosa en la que nunca superó la lentitud que tanto lo desesperaba. A diario veía a las chicas llorando escondidas detrás del almacén por el maltrato habitual del jefe de cocina, un gordo mañoso, grosero y déspota. Nada extraño en el ambiente que se cuece en la hostelería. Después, bajo la dirección de un albañil, preparó la barrecha o mezcla de cemento para la reconstrucción de un sequer en las afueras de Sueca. Al finalizar la obra, se dedicó a pintar apartamentos. Alejandro ha descubierto en cada uno de esos trabajos su ignorancia y su torpeza. Después de limpiar las pensiones turísticas, Elena encontró un empleo estable en una fundación dedicada a desarrollar cursos actualizados de formación profesional.

Por más duro que sea el día o exigente la faena, tanto ella como él disfrutan de las cosas sencillas que llenan las horas cotidianas. Caminar por el centro de la ciudad durante la noche, merendar en el parque los sábados, contemplar las pinturas de Sorolla, sentarse en cualquier plaza arrullados por el sonido de una fuente… Han hecho de su pequeño refugio un palacio y cada día se miman, apenas creyéndose sobrevivientes de una tragedia inconfesable.

Usted puede pensar que la serie de relatos, integrados bajo el título Predominio, son puras mentiras o que ciertos hechos sirvieron para inspirar la ficción. A todo evento, yo, Numa Frías Mileo, declaro que, incapaz de olvidar, pretendí sosiego narrando por escrito la historia de Elena y Alejandro. Me temo que intenté algo imposible y, si bien me han demostrado que son una pareja de valientes, quisiera no saber lo que les tocó en suerte y poder mirarlos como a tantos desconocidos.       

Text box item sample content

Related Posts

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies