ATREVIMIENTO

[Predominio: 29—. Atrevimiento]

De vuelta al estudio, Amy me pide que espere afuera. Uno de los muchachos me acompaña a la terraza. Deduzco que el par de tipos que se quedaron con Hans en la habitación de servicio, están haciendo lo propio para disponer de los cuerpos. Sentado en el pequeño sofá de mimbre, aguardo en silencio y aprovecho para comprobar si Eduardo Gallent ha contestado mi correo. Nada. Pienso que aún es pronto. Llamo a Elena, pero ella no contesta. Recurro a WhatsApp y le pregunto: ¿Cómo estás?

Al rato, Hans aparece sonriente y con una Coca Cola en la mano. Su cara brilla por el sudor. Tiene la camisa húmeda en el pecho, la espalda y bajo los brazos. Me dice que dejó a los dos muchachos terminando el trabajo. Se sienta frente a mí, cruza sus largas piernas sobre la mesa de vidrio y suspira con alivio. Comenta que los muchachos le parecen buenos elementos porque no preguntan tonterías y obedecen sin rechistar.

—¿Elena tiene mucho trabajo pendiente? —indago.

—Bastante —dice Hans con satisfacción—. Traduce con rapidez y decidí darle una buena cantidad para adelantar al máximo.

—¿Cuándo será el primer evento?

—No lo sé, pero Stavros le dijo a Amy que empezaremos antes de treinta días.

Amy se acerca a la terraza y dice que nos larguemos. Sugiere reunirnos más tarde.

—Elena debe estar trabajando en mi casa —comenta Hans.

—¿Y eso por qué? —pregunto.

—Debe contrastar un material y como no teníamos disponible la oficina…

—Entiendo —digo.

—¿Nos vemos en tu casa o en la de Hans? —pregunta Amy.

—Me da igual —respondo.

—¿A qué hora nos vemos? —pregunta Hans.

—Como a las ocho —sugiere Amy.

—Me encantaría que fuera en mi casa, pero no sería lo mejor.

—¿Lo dices por Karen o por la hora? —pregunto.

—Prefiero mantenerla al margen, además, soy el único que tiene salvoconducto y las restricciones de movilidad continúan.

—Nos vemos en tu casa —dice Amy—, así evitamos presiones de tiempo, ya que Hans y yo podemos irnos a la hora que sea.

—Me parece bien.

Por la actitud de Amy, deduzco que mi teoría es correcta. Quizás exista un detalle que pueda ayudar a encajar mejor las piezas, pero ya sé que no estaba equivocado.

De vuelta a la ciudad, cuido mis palabras para no revelarle información adicional a Hans, ya que no debo saltar por encima de Amy. Tal y como están las cosas, prefiero evitar molestias inútiles.

—El Cuate es peor que Stavros —comenta Hans.

—¿Tú crees? —me hago el tonto.

—Claro que sí. Prometió sacarte con Elena y en vez de eso, te manda a joder con Landaeta.

—Menos mal que no trabajamos para él —digo, aunque sé que Stavros podría hacer lo mismo con cualquiera que esté en el equipo de Marino Torres—. El tema es el incentivo.

—¿Y que ganó el Cuate en esta jugada?

—Ha perdido y tenemos que seguir adelantándonos a sus movimientos.

Recorremos kilómetros de tierras baldías. Pese a que la carretera asciende entre las montañas, hoy el aire no refresca con la altura. El cielo va encapotándose a medida que nos acercamos a la ciudad. Ambos tenemos hambre. Hans dice que Elena y yo podemos comer en su casa y después nos vamos juntos a la mía.

Cuando llegamos, una llovizna débil cae sobre el valle urbano. Karen está en su habitación porque asiste a sus clases por internet. Hans nos deja en la sala y va a saludar a su hija. Noto que Elena está angustiada.

—¿Por qué no me contestaste? —pregunto.

Su silencio me pone en guardia.

Ella me da su teléfono para que lea el mensaje que recibió y que aún no ha respondido:

Hola, Elena, mucho gusto, soy Marino Torres. Disculpa mi atrevimiento, ya que todavía no nos conocemos, pero creo que deberías ayudarme con Alejandro. Dile que se modere un poco para que no arruine las negociaciones. Me despido cariñosamente y con ganas de conocerte pronto.  

[Predominio continúa: 30—. Pautas]

Text box item sample content

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies